Home > Español, Música, Musical > Opinión Musical – De Actos de Apertura

Opinión Musical – De Actos de Apertura

Este tema se habla por ahí pero nadie sabe mucho de el. Algunos lo ven como que debería ser una obligación (la cual es), otros como un acto sugerido. Muchas personas lo detestan, pero la realidad es que nunca abrá concenso.

Se supone que cuando un artista musical, venga a deleitar a su público en Puerto Rico, por ley un acto local debe abrir el espectáculo. Claro, eso sucede en la mayoria de los casos, pero vamos a estudiar un poco más a fondo como funciona esto.

A contrario de otros géneros, el crear sonido para más de una banda requiere bastante esfuerzo, ya que cada banda tiene instrumentos diferentes que tienen que ser equalizados, balanceados y probados que esten funcionando debidamente. Por lo mismo, muchos promotores prefieren evitar tener que poner gente a telonear y prefieren pagar la multa. Y se preguntarán, quién en su sano juicio preferiría una multa a poner una banda a tocar? Bueno, lo que no saben es que la ley estipula que la multa sea de $10,000 dólares. Esa cantidad las cubren nada más que con auspiciadores, por ende, se ahorran problemas, se ahorran dolores de cabeza y no pierden un centavo.

Si, muchos productores hoy día, tienen más conciencia (eso es debatible) y ponen artistas locales a abrir los espectáculos. Yo he tenido la dicha de abrirle a algunos grupos extranjeros y la sensación es muy buena. Un lugar grande, mucho público, gente de disqueras observándote…parecería perfecto pero en realidad tiene muchos defectos.

Para empezar, como ya había mencionado en los escritos anteriores, aquí en Puerto Rico hay muchas bandas, demasiadas bandas, y no muchas son buenas bajo lo que yo considero bueno (que es algo bien hecho). Y claro que a todas les encantaría una oportunidad similar, no los culpo. Pero la verdad es que casi ninguna se mueve, y los que lo hacen no lo hacen de la manera correcta. No saben lo que es un verdadero “networking”, no saben como hacer los acercamientos y no saben a quienes hacerlo. Ahí entra el otro detalle. En términos medios jíbaros, ahí entra la “lambeojería”. Sí, hay que aceptarlo. Todo artista local desconocido que logra abrir un espectáculo grande lo hace por conocer al productor, por conocer a la asistente del productor o por lamber ojo con personas aledañas al productor. Es un ciclo vicioso. Y no todos se prestan para eso. De los pocos productores grandes que hay solo la minoría se presta para colocar artistas invitados. Los demás, ni se molestan y toman la multa tranquilamente. Y claro, no hablo de los productores de de espectáculos medianos y netamente de artistas locales. A estos no aplica porque como trabajan con actos de aquí, nada tiene que ver, y por lo general cuando traen a artistas relativamente conocidos a sus espectáculos siempre colocan actos locales con sonido parecido. Pero sigamos con los actos de apertura de gran escala.

Entonces logras abrirle a los artistas extranjeros, logras obtener un mayor público que el de costumbre (por lo general 20 personas como mucho en alguna barra pequeñita). Pero y el trato? Acaso por aceptar ese “favor” de tocar en tal lugar, uno se tiene que reducir a fango? Acaso el valor personal desaparece y tiene que aceptar gritos, insultos y amenazas de no tocar si no hace lo que le dicen? Tiene el contacto con el artista al que se le va a abrir, que ser tan restringido como si uno fuera un grupie desquisiado que les va arrancar la ropa? Tiene uno que de cierta manera aceptar un pequeño grado de humillación para poder decir que compartió con X o Y artista y mejorar su resumé profesional y así poder llamar más la atención. Sí porque así funciona. La industria musical necesita de resumes bien hechos, con listas de artistas que se haya compartido (de renombre claro esta) y lugares relativamente conocidos, tener alguna producción relativamente bien grabada y esperar por una de dos cosas. Una es un milagro del santo patrón del músico frustrado, la otra que el tiempo con su curso permita que mucha gente descubra al artista y después que se haya creado un “fan base” entonces la atención aumenta.

Y el público que dice? Muchos sabemos, algunos lo hemos vivido que uno lo que quiere ver es al artista principal. Son pocos los que apreciamos de un artista inicial. Lo idóneo es que tenga un sonido similar al artista y este no es el caso en muchas ocasiones ya que como habiamos mencionado, requiere mucho del panismo con el productor. Lo ideal es que sea corto, conciso y con el material directamente representativo a la propuesta presentada. Muchos artistas invitados tocan demasiado cansando al público en vez de dejarlos pidiendo más. Esa es la idea de un acto de apertura. Lograr curiosidad en los espectadores, no un sentimiento de “que se bajen ya”.

Por último un factor que el público y la gente que no esta en la industria desconoce. En varias ocasiones, gente que escuchó a mi agrupación tocar como acto de apertura en lugares de gran importancia me preguntaban “Mira, y cuanto le pagaron a ustedes por tocar ahí?”. Que bonito. La inocencia, no importa a que edad, siempre es tan bonita.

Las bandas en Puerto Rico, no cobran en el 85% de los casos, excluyendo las bandas de covers y las dos o tres que esten sonando en la radio. Los espectáculos pequeños se basan de la puerta, donde el ingreso se divide entre las bandas que se presenten por partes iguales o como haya sido acordado. En el resto de las presentaciones grandes se toca “pro bono”. A base de la frase favorita de los productores locales “para darte a conocer”. Esa frase esta tan gastada que muchas bandas prefieren nisiquiera preguntar por dinero porque ya saben que les van a decir. En ocasiones no se molestan ni en dar una dieta, ni una botella de agua. Son bien pocos los que se molestan por tan siquiera darle un poco de dignidad a las bandas por presentarse y compartir su producto. Y ellos? Bien, gracias, en estos espectáculos el ticket es del promotor, las cervezas del lugar y la banda? Conforme con al menos estar tocando en un lugar tan grande mientras las otras no. Qué bonito panorama, no?

Y ese es el destino de la música de bandas en Puerto Rico. El gobierno no le interesa porque, seamos honestos, cuantas bandas puede conocer el gobernador o algún carecrica de la legislatura? La ley no se preocupa, los medios no les auspician y algunos promotores les abusan sin tan siquiera dar las gracias. Y mientras el consuelo de las dichosas bandas que saben movilizarse es el poder decir que tocaron en X o Y lugar abriéndole a X o Y banda…por amor al arte.

  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: